Guía para mochilear por Venezuela

No es fácil escribir este texto porque no es sencillo mochilear por Venezuela, y todo el mundo te lo intentará recordar a cada momento. Intenta preguntar en alguna página de internet o en algún blog y lloverán los “Estás loc@?”, “Te van a matar”, “Es el infierno”, y demases exageraciones, muchas de ellas dichas por gente que nunca ha ido y otras, lamentablemente, por venezolanos que han emigrado de aquella tierra. Que la situación está muy difícil es innegable, pero negar a un visitante la entrada sabiendo que las condiciones de esta persona no son las mismas que las de un local (no ganará un salario en bolivares ni se quedará a vivir en el país) es simplemente hacerle un mal a Venezuela. A mi juicio, Venezuela merece ser visitada y espero que mi experiencia de casi 4 meses en el país llanero, traspasado a este texto, pueda apoyar a cualquiera que desee también hacerlo.

IMG_20171027_112925823

¿CÓMO LLEGAR?

  • Venezuela cuenta con varios aeropuertos internacionales como Maiquetía en Caracas y otros en Maracaibo, Valencia o Barcelona. Cada vez hay menos aerolineas extranjeras trabajando con ellos, pero aún es posible arribar desde Brasil, Colombia, Panama, Trinidad & Tobago, República Dominicana, Aruba, etc.
  • Por mar es posible visitar Venezuela desde Trinidad & Tobago hacia las ciudades de Guiria o Tucupita
  • Por tierra Venezuela cuenta con fronteras hacia Brasil y hacia Colombia. La primera une la ciudad venezolana de Santa Elena de Uairen con Paracaima en Brasil, y  con Colombia existen tres fronteras posibles de cruzar: Cucuta – San Antonio de Táchira en el sur, la frontera de Puerto Santander unos 60 kilómetros más al norte, y Maicao en el borde norte que conecta con la ciudad de Maracaibo en Venezuela. Sólo en la brasilera y en Maicao se puede ingresar o salir con vehículo.

NOTA: Sudamericanos sólo necesitamos Carnet de Identidad para poder entrar al país, pero recomiendo entrar con pasaporte porque así te evitas una de las excusas que la policía te suele poner al momento de intentar quitarte dinero. Y oculta tus dólares muy bien.

LRM_EXPORT_20171021_172420-615x345

CAMBIO MONETARIO

Aquí entramos en el más grande de los problemas. Venezuela cuenta con una inflación ridículamente elevada que es difícil de explicar en palabras. Mi experiencia dice que entré al país un 30 de Septiembre de 2017 con el dólar a 22000 bolivares y salí casi cuatro meses después con el mismo dólar a 230000 bolivares, osea, un aumento de un 1000% en el valor inicial. Absolutamente ridículo. Y los precios de los productos y servicios crecen al mismo tiempo que el dólar lo hace, lo que produce que el bolívar venezolano pasé de valer poco a prácticamente no valer nada.

Esta situación se refleja también en el dinero en efectivo. El valor impreso en cada billete cada vez posee un poder adquisitivo menor, por tanto cada día debes utilizar más billetes para comprar el mismo producto. Y así con el tiempo el país llegó a un punto en que simplemente conseguir efectivo es todo un reto. Las fronteras siempre serán el mejor lugar para conseguir este efectivo inicial, pero como es escaso siempre te cobrarán un valor mayor en relación al precio real del mercado negro. Si el dólar está a 200000, probablemente en efectivo sólo recibirás la mitad o incluso menos.

LRM_EXPORT_20171021_201254-615x345

¿Como entender esto del mercado negro y esas cosas? Bueno, en Venezuela hay varios tipos de cambio y existe una gran diferencia entre ellos, por lo cual es importante conocer su valor y uso. La página www.dolartoday.com es la referencia para estos casos. Ahí encontrarás el valor oficial de gobierno (hoy alrededor de los 30000 bolivares) y el mercado negro (alrededor de los 220000 bolivares).

Pregunta típica: ¿Puedo usar mi tarjeta de crédito extranjera? Claro que puedes, el problema es que al querer retirar dinero de un ente privado o de una casa de cambio fiscal en el aeropuerto, ellos te darán el cambio al valor oficial y eso significa obtener por tu dólar cerca del 15% de lo que obtendrías cambiandolo por fuera. Por tanto debes entrar al país con los dólares en efectivo suficientes para tu estadía completa en el país.

Untitleddfsfds

Entonces, ¿Como conseguir el valor real que muestra dolartoday.com? Simple, consiguiendo una tarjeta de débito venezolana. Para mí esta es una obligación al entrar al país, la búsqueda de algún contacto (ojalá previamente) que posea una cuenta sin usar y pueda prestartela por el tiempo que pretendas estar en el país. Así, cada vez que desees cambiar dólares, el cambio lo recibes en una transferencia a la tarjeta prestada y no en efectivo, por lo tanto el dinero recibido será sólo unos pocos puntos bajo el cambio real. En definitiva, cambia el suficiente efectivo en la frontera para sobrevivir hasta conseguir la tarjeta de débito.

Tras esto intenta utilizar lo menos posible tus bolivares en efectivo, ya aprenderás que el único negocio en el que se paga casi siempre en efectivo es el transporte, ya sea urbano o de largas distancias. Para cualquier otra cosa que desees comprar se debe utilizar la tarjeta y los locales en su mayoría tendrán la máquina para pagar con ella.

¿Complicado, no? Bueno, es parte del día a día en Venezuela y con el tiempo te llegas a acostumbrar. Ah, lo olvidaba, la otra recomendación que creo es importante hacer en la frontera es comprarte un chip venezolano para comunicarte por teléfono, no te costará más de 0,2 USD y las opciones son Movilnet, Digitel y Movistar.

TRANSPORTE TERRESTRE

Mis 115 días por tierras venezolanas fueron repartidas por todo lo largo y ancho del país, siempre con el centro neurálgico que es Caracas. Desde sus diferentes terminales normalmente me movía hacia cualquiera de los puntos al oriente o al occidente. Entré al país desde Brasil y salí desde Maracaibo en un vuelo con destino a Panamá. Durante mi estadía en el país si hice dedo, pero fue en zonas muy rurales donde el transporte escaseaba. El costo del transporte en Venezuela es tan económico para viajeros que realmente no necesitas pararte al costado de la carretera a hacer dedo (“pedir cola” le llaman) y así arriesgar tu integridad. Con 1,5 USD al cambio puedes hacer alrededor de 12 horas de viaje en autobus. Lo difícil es encontrar disponibilidad para aquel pasaje, porque usualmente en Venezuela no se venden pasajes con días de anticipación, entonces reina la ley del “primero que llega” y eso puede significar llegar en la madrugada a reservar tu pasaje, o incluso tener que dormir la noche anterior en la terminal.

Si no se consigue autobús, el llamado “carrito por puesto”, que es un auto particular que espera llenar sus cuatro asientos para hacer el viaje, te llevará con gusto, pero a un precio bastante más elevado que el transporte público. Finalmente, en cualquiera sea el caso que viajes, prepárate para múltiples paradas y revisiones sorpresas de parte de la Guardia Nacional, así que mantiene tus cosas de valor alejadas de sus manos. Ah, y abríguense, que dentro de los buses hace un frío del demonio.

ggffdd

SEGURIDAD

La parte que aterra a muchos viajeros, qué tan inseguro es el país para recorrerlo. Acá no sólo compartiré mi versión, sino la de decenas de otros mochileros que encontré dándole una oportunidad a Venezuela. ¿Qué cuidados tomar?

  • Como ya he mencionado, un dólar es mucho dinero en Venezuela. Primera prioridad es esconder lo mejor posible aquel dinero y sólo tener a la mano tu tarjeta de débito y algunos bolivares en efectivo. Algunos viajeros crean un bolsillo secreto dentro de su ropa y otros buscan lugares recónditos del cuerpo y la mochila para este efecto. Aunque no lo creas, los policías corruptos serán los primeros en intentar buscarte aquel dinero sin razón alguna, amenazándote con quitártelo o llevarte preso, y así hacer todo lo posible por quedárselos ellos.
  • Caracas es Caracas. La única ciudad en Venezuela donde realmente sientes ese miedo, esa fuerte paranoia entre los ciudadanos y observar que nadie va a sacar su celular en público ni siquiera para responder una llamada. ¿Quieres usar wifi o buscar alguna dirección o sólo ver la hora? Entra a algún local y hazlo disimuladamente. Sólo sentí esta sensación en Caracas, porque ciertamente caminé tranquilo con el celular o la cámara en la mano en la mayoría de las otras ciudades del país.

IMG_20171028_093126662

  • Tal cual acontece en otras capitales sudamericanas (como Buenos Aires) el robo en motocicletas es muy común en las grandes ciudades venezolanas. Es impactante ver como los peatones quedan helados al escuchar el motor de una motocicleta viniendo por detrás, simplemente todos se detienen y miran hacia todas direcciones en búsqueda de tranquilidad antes de continuar su marcha habitual.
  • Por más difícil que pueda ser en ocasiones, nunca demuestres ser adinerado o aparentar cargar cosas de valor entre tus posesiones, porque lo más importante es nunca llamar la atención. Conocí una chica surcoreana que lamentablemente en 45 días en el país fue asaltada en 6 ocasiones. SEIS. Y mucho de aquello tenía relación con este punto.
  • Evita andar de noche o por barrios tensos en altas horas de la tarde. Usar el sentido común y “estar pilas” como dicen en venezuela, lo cual significa estar atento a cualquier circunstancia en los alrededores.
  • Intenta en su mayoría tener un contacto de confianza o conocido en cada lugar que visites, para al menos poder dejar tu mochila y tus cosas de valor en un sitio. Ya con los bolsillos vacíos y con las recomendaciones básicas de tu contacto, no había problema en salir a recorrer cada uno de los lugares.

LRM_EXPORT_20180210_105716-615x346

QUÉ HACER

Escribí varios textos con anterioridad sobre mis aventuras por tierras llaneras que citaré a continuación. Lo único seguro es que este país tiene demasiadas bellezas naturales que ofrecer y gente que no se rinde un segundo en intentar mostrar todo aquello al mundo. El venezolano que la lucha día a día para sobrevivir en este lugar, su generosidad hacia el prójimo y sus ganas de salir adelante serán siempre otra de las razones que ameritan venir.

Desde las montañas de Mérida al sol radiante del caribe y sus playas, pasando por la Gran Sabana y sus paisajes únicos e irremplazables es que no te arrepentirás de visitar Venezuela.

1) Primeras impresiones

LRM_EXPORT_20171021_202648-615x345

2) Monte Roraima

LRM_EXPORT_20171031_081804-615x408

3) Oriente venezolano

IMG-20171101-WA0050

4) Salto Ángel

LRM_EXPORT_20180221_175243-615x345

5) Parque Nacional Morrocoy

LRM_EXPORT_20180210_105700-615x345

6) Mérida

LRM_EXPORT_20180203_200736-615x345

7) Catatumbo

LRM_EXPORT_20180203_135743-615x345

Además hay innumerables actividades que no realicé en mi viaje por Venezuela, como visitar los Médanos de Coro y sus gigantes dunas, recorrer el delta del río Orinoco para conocer un poco de las comunidades que ahí habitan, vivir el amazonas venezolano en Puerto Ayacucho, recorrer los Llanos o tomar un avión hacia la paradisiaca isla Tortuga o el archipiélago de Los Roques. Actividades para rato.

LA GENTE

No es una atracción turística, claramente, pero nunca me aburriré de sorprenderme de la caridad y el amor que los venezolanos me ofrecieron durante mi tiempo en su país. Y esta es probablamente la mayor de las razones para visitar este lugar: poder conocer su realidad e incluso aportar tu granito de arena en lo que se necesite. En cada ciudad venezolana por la que caminé dejé un pedazo de mi corazón e hice amigos que hoy considero familia. En honor a ustedes escribo esto.. por Jerónimo y su gente en Santa Elena de Uairen, por Gustavo y Karen en Puerto Ordaz, por Yami, Emile, Randy y Valentina en Caracas, por Juana y sus mujeres en Carúpano, por la cuadrilla viajera de Guiria donde vivimos de todo para llegar a Trinidad, por Michelle y un año nuevo de aquellos en La Azulita, por nuestra guía turística Kathy y Jesús en Mérida, por Zulay y Blas en Chichiriviche, por Raul en Valencia, por Ángel y el caótico paraíso que es su casa en Coro, por María y Yitzah en Maracaibo. Finalmente, por Karla (Instagram @rutas_mochileras) por todo el apoyo desde el día 1, espero nunca haberte defraudado. Ustedes valen su peso en oro y espero viajen conmigo por mucho tiempo.

LRM_EXPORT_20171021_201311-615x345

IMG_4284_1

LRM_EXPORT_20171130_145658-615x345

LRM_EXPORT_20171205_120210-615x345

LRM_EXPORT_20180203_200812-615x345

PRESUPUESTO

Tuve la oportunidad de viajar por Venezuela con un chico que llevaba cerca de 165 países visitados y después de unos días su conclusión fue durísima: Este es el país más barato del mundo. Y lo es, si cargas dólares y consigues los cambios correspondientes este es el paraíso para el mochilero. Acá puedes darte los lujos y gustos que en cualquier otro país probablemente dejarías pasar. Precios como almuerzos en restaurantes por 1 dólar u hospedajes por 50 centavos en habitaciones individuales hacen que tu presupuesto diario aunque te esfuerces no llegue a los 5 dólares por día.

Claramente hay un elemento triste en esta situación al comparar estos valores irracionales con lo que a un venezolano le puede costar estos mismos elementos. No es gracioso tener que gastar 2 o 3 dólares diarios cuando tu salario mensual mínimo no sobrepasa los 10 dólares. Y es la incomodidad de venir a vivir la crisis y no aprovecharse de ella, sino aprender de un sistema que evidentemente no ha funcionado a través de los años.

LRM_EXPORT_20180203_200825-615x345

ESCASEZ Y EL DÍA A DÍA

Yo no diría que Venezuela es un país peligroso, pero si muy estresante e irritante. Hay que armarse de paciencia para cada una de las actividades que tengas pensado realizar día a día. Con el tiempo incluso pierdes la sonrisa y la cambias por una cara chata y sin expresión que demuestra las dificultades e incomodidades que es preciso vivir a diario. Vivir en Venezuela hoy es toda una proeza para quien debe trabajar numerosas horas a diario por un salario que sabe que con suerte alcanzará para comprar los esenciales, los cuales tampoco son de fácil acceso.

A pesar de que se dice que años atrás la situación era peor, si podemos decir que aún hay escasez. Muchos supermercados intentan esconder la falta de artículos rellenando estanterías con vinagre, salsas de tomate y demases, pero sabemos que con eso no satisfacemos el estómago de una familia. Las harinas, el aceite, el papel higiénico, el arroz son posibles de encontrar, pero la mayoría de veces vendidos en la calle a cambio de bolivares en efectivo (aún más difícil de conseguir) y a precios exorbitantes por los bachaqueros, personas que se dedican a hacer largas filas en supermercados o tiendas para conseguir estos preciados artículos a precios regulados y después revenderlos en la calle a precios que bordean el límite de lo ético.

LRM_EXPORT_20180210_105623-615x345

El venezolano vive y muere por una buena arepa hecha con harina de maiz, queso, huevos o carne, y estos elementos si no están escasos, se encuentran a precios muy altos. Han tenido que evolucionar a buscar estos nutrientes en lo que la situación les ha permitido: yuca, vegetales, caraotas (porotos), casabe, platano, pero nunca es suficiente para compensar. Nunca es fácil pasar a una etapa de hambruna después de una abundancia tan enorme que vivieron 10 o 15 años atrás. La clase media en Venezuela desapareció para dar paso a una minoría de gente muy rica y una gran mayoría que hoy es pobre y debe patear piedras a diario.

IMG_20171027_092745343

Ni hablar de enfermarse: A pesar de que la salud pública es gratuita, si no tienes el dinero suficiente para comprar tus propios medicamentos estás jodido, porque la escasez de estos insumos es total. Es por eso que una importante masa de médicos venezolanos emigra todos los días del país, a veces la vocación no es suficiente para aguantar esta situación y los entendemos completamente.

¿Qué forma usa la población para presionar y pedir mejoras? Trancas. Las carreteras de todo el país viven tomadas por los habitantes de los alrededores que buscan soluciones a muchas de sus problemáticas. Elemento de doble filo porque en ocasiones estas trancas dan paso a saqueos de autobuses o camiones que quedan varados en la carretera y que hacen que finalmente la gente tome justicia por sus propias manos. La desesperación llega a extremos que poco podemos entender. Y duele ver la falta de empatía de quienes quedan detenidos en las trancas por no apoyar los motivos de las diferentes manifestaciones, algunas que son de completo apoyo popular. La cosa es simple, protesta sólo si no afectas mi metro cuadrado. Y así estamos..

LRM_EXPORT_20171031_081746-615x345

Punto aparte para algo que hoy ya parece una religión en Venezuela: las colas. Hay colas para todo y por todos los motivos existentes. ¿Quieres sacar dinero de un cajero? Haz tu cola fuera del banco (por una cantidad mísera), ¿quieres comprar pan después de las 5 de la tarde? Haz tu cola para pagar porque el punto (la máquina para pasar la tarjeta) está lenta, ¿quieres abastecer combustible? Haz tu cola por los 15-20 litros que te limitan a cargar. Todo es lento, engorroso y estresante.

LRM_EXPORT_20171021_201303-615x345

¿Pero saben qué? Venezuela emociona, y te hará llorar por muchos motivos. Duele ver un lugar así manejado por la corrupción y las malas decisiones. Duele ver a un pueblo escapar de una situación insostenible en búsqueda de un mejor futuro fuera del hogar, duele ver a los que aún aguantan diariamente los estoques que la crisis les clava a diario, duele, y mucho. Duele aún más al ver lo amorosos y amables que son los venezolanos, capaces de darte todo cuando muchas veces no tienen nada, rodeados por esta masa de tierra que es increíblemente hermosa y que nos hace enamorarnos en minutos. Un país único en todo sentido. Una aventura intensa que recomiendo vivir con el mayor de los respetos, porque siento que el mochilero debe experimentar realidades diferentes y adversas para continuar con nuestro constante aprendizaje.

Te quiero Venezuela, y hoy, te extraño mucho. Extraño tus palabras, el oir diariamente “chamo”, “marico”, “fino”, “arrecho”, “la vaina”, y cuantas otras palabras. Te recordaré cada vez que las escuche en la boca de alguien que ya se encuentra haciendo patria fuera de casa. Fue una experiencia muy fuerte, gratificante y de mucho autoconocimiento, les debo más de lo que pudiera entregar en este momento. Gracias y hasta la próxima, ojalá en una mejor posición.

LRM_EXPORT_20180225_074253-615x345

3 Responses to Guía para mochilear por Venezuela

  1. Arianny dice:

    Soy venezolana y me encanta ver cómo un extranjero disfrutó de nuestros paisajes y de su gente. Apenas he visitado un tercio de los destinos que conociste y estoy enamorada de mi país, imagínate cómo estaré si lo recorro completo. Ame la primera foto en Puerto Ordaz porque vivo cerca de allí, espero que hayas caminado por el Parque La Llovizna y Cachamay. Espero que cuando regreses estemos mejor para recibirte. ¡Feliz viaje chamo!

  2. jose martinez dice:

    Hay veces o suele suceder que gente aventurera que no son de nuestro pais recorre casi o toda la geografia venezolana de punta a punta … quedan extasiados,,,,impresionados…felices de todas las maravillas que a pesar de esta megacrisis inducida aprecian,,, disfrutan…viven…documentan y sobretodo exponen desde lo mas profundo de su ser…solo muy pocos (incluyendome) y que afortunadamente se podia …se logro recorrer …conocer,,,, visitar,,, congeniar con los lugareños en cada rincon ….vivir la aventura….con un gran suspiro quedara para uno todo eso que se vivio…con la esperanza de que algun dia todo sea como antes…y que se retome..esos viajes,,, pico bolivar en merida,,,el llano…los medanos,,playas centro y oriente…margarita,,, la gran sabana,,, canaima,,,,salto angel,,, gruta kavac…el caroni,,,represa guri,,,macagua,,, la llovizna,,pregonero,, los laureles… acequias,,,la grita,,,tocopero,,,, paraiso de chabasquen,,pampanito…valle la pascua,,,sta maria de ipire…el tigre…maturin….cdad bolivar…(villa olimpica) ,,y pare de contar,,,,,solo dire,,,,lo recorri…lo vivi…y si he de hacerlo de nuevo cuando las cosas mejoren,,,,,lo hare con todo mi corazon,,,nunca he viajado al exterior,,,,todo lo tengo en mi pais,,,, VENEZUELA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.