Argentina,  Chile,  Paraguay,  Slider,  Sudamérica

Cruzando Argentina: Lo que importa es el camino

Poco más de un mes en tierras chilenas ayudaron a recuperar energías y además revivieron las ansias de carretera y ruta. El calor de la familia y el afecto de los amigos siempre será la potencia que mueve este proyecto mochilero y que hace que me levante día a día con la fuerza para vivir este sueño. Era hora de volver a Paraguay, lugar donde este viaje se paralizó y que pronto me vería regresar para saldar cuentas pendientes, pero para llegar había que cruzar dos países: Chile y Argentina.

InterArg (1)

Siempre acredité que mi pasión por viajar nació desde muy pequeño. Recuerdo que antes de aprender el teléfono de casa o mi carnet de identidad, ya memorizaba casi todas las banderas del mundo y muchas de sus capitales. Observaba fotos de enciclopedias y leía en idiomas extranjeros, no había nada que detuviera esto. Pero también hubo dos elementos que fueron la gasolina que encendió este fuego y que me hizo recorrer miles de kilómetros durante años y que incentivaron el amor por el camino. Y esos fueron el fútbol y la música.

foto_0000002820121209203912

la-renga-chile-2013-08

Si hilamos fino, fútbol y música rápidamente se transforman en Huachipato y La Renga, el club de toda mi vida y la banda sonora que atornilla los engranajes de este cuerpo que pide rocanrol. En mis días en Chile, el fútbol chileno se encontraba detenido, por tanto oportunidades de ver a Huachipato no tuve, pero a la banda argentina la gocé en Santiago de Chile (dos semanas antes de la partida) y podría observarlos nuevamente en mi camino a tierras guaraníes.

Esta vez, cruzar la Cordillera de los Andes hacia Argentina fue a través del Paso Pehuenche, en la región del Maule, y en momentos en que Chile ardía debido a terribles incendios forestales que se propagaron por semanas. A 2400 msnm pasé una pacífica noche debido al cierre nocturno de la frontera, y como en este tipo de travesías uno suele no viajar solo, en aduana me crucé con mis queridas amigas temuquenses Pachi y Cata, quienes se sumaron en dirección a San Luis para inyectarnos una dosis de ese maldito rock argentino.

InterArg (7)

InterArg (11)

Uno de los grandes motivos por los que busqué cruzar por este paso fronterizo es que ahí se encuentra la famosa Laguna del Maule, entre ambas aduanas trasandinas. Propiedad de Chile, es famosa por estar completamente nevada en invierno y por ser lugar de numerosos estudios científicos, debido a que en su interior habría un cráter volcánico subterráneo que produce cada cierto tiempo enjambres sísmicos.

InterArg (15)

El cruce a la Argentina me hizo decir adiós a mi país por un tiempo indefinido, ojalá prolongado. Nuevamente iba a cruzar el país de Maradona a dedo, esta vez a través de 6 provincias, en dirección a Asunción del Paraguay. Pero nunca hay que dejar de prestar atención en el presente. Por más ansiedad de volver a tierras guaraníes, la actualidad me colocaba en ciudades como Malargue, San Rafael o Monte Coman, lugar que guarda un grato recuerdo en mi corazón.

A Monte Coman arribé en un viaje, cortesía de Roni, policía bombero de la provincia de Mendoza. Tras conocer su afición por Boca Juniors y el motivo de su ida a este pequeño pueblo (reemplazo de una noche), terminamos haciendo juntos la guardia en el cuartel, hablando del mundo, de la vida, de como es necesario apreciar el momento, el presente. Es muy probable que no nos veamos nunca más en la vida, pero ese instante era todo, la amistad que puede surgir de la charla de una tarde/noche en el pueblo más tranquilo del mundo puede ser inolvidable. Fue la previa perfecta del recital que viviría la siguiente noche. La calma antes de la tormenta.

InterArg (22)

Si tuviese que explicar lo que La Renga significa para mi, los dejaría horas leyendo. En pocas palabras, es una familia, una gran familia que nunca te falla, que nunca te abandona. Ir a un banquete (como llamamos a los recitales) es como si fueses al estadio y tu equipo ganara todos los partidos por 10 goles de diferencia. Una familia de todos los colores, tamaños, nacionalidades y que cada vez se hace más grande, y que peregrina de todos los lugares de Sudamérica para vivir no sólo 150 minutos de show, sino un ambiente de fiesta que nunca deja de cesar. Y que en las 17 veces que los he visto, jamás ha decepcionado.

InterArg (24.02)

InterArg (24.05)

Habiendo cumplido uno de los objetivos de esta ruta, correspondía enfocar la vista hacia Asunción. Unos 2000 kilómetros nos separaban, por lo que había que tomarse un tiempo para contemplar y disfrutar el camino. Llega a ser digno de estudio como es que nunca terminas pasando una jornada en completa soledad, siempre hay aventuras por delante. Así fue como terminé recorriendo las altas cumbres de la provincia de Córdoba y algunos de sus pueblos como Mina Clavero o Nono con pibes de argentinos y chilenos recién conocidos.

Además, en lo que significó saldar una deuda con amigos de la vida, de esas amistades forjadas y mantenidas en barricas de rock, aproveché mi estancia en la zona para visitar en Salsipuedes a Pri y Mati, quienes estaban al borde de recibir al tercer miembro de su familia, el pequeño Salvador. Probar el famoso asado cordobés, pero también degustar el sabor del amor desbordado e infinito hacia el pequeño recién nacido, fue el triunfo máximo de esta visita.

InterArg (29)

InterArg (26)

InterArg (35)

No fue fácil dejar Salsipuedes, pero alguna vez escuché «cuando un viajero se siente cómodo en un lugar, es porque es hora de partir». Además, otro reencuentro se avecinaba: Eli, de quién recordarán conocí en Encarnación hace unos meses, estaba por la zona y planificábamos viajar juntos algunos días, ya que ella también dirigía su humanidad hacia Asunción. Así fue como caímos en los pueblos del norte de la provincia de Córdoba, Capilla del Monte, sede del Festival Alienígena debido a sus avistamientos e historias esotéricas, y San Marcos Sierras, la capital hippie de la Argentina, ideal para hacer un poco de ecoturismo.

InterArg (35.1)

InterArg (39)

InterArg (46)

San Marcos Sierra nos cautivó gracias a que conocimos a las personas indicadas. Una solicitud de última hora en CouchSurfing hicieron que Eli y yo cayéramos de golpe en casa de Micky, un oriundo de Reconquista que, tras un paso por Francia, volvió a su país natal casado y con tres hijos. Nuestra visita, para él, fue un gran aporte, porque fuimos sus primeros huéspedes de CS y porque se encontraba ad-portas de un viaje latinoamericano de un año junto a Tao, el más pequeño de su clan, por lo que el intercambio de información en estos casos se volvió muy relevante.

Micky nos abrió las puertas de su casa y de su corazón. Un afortunado de vivir en el lugar que lo hace feliz, recibiendo a cualquier amigo aunque no tenga invitación previa, porque así es el latino, así es él. Saciamos nuestras ansias de agua bañándonos en el Río Quilpo junto a todo el grupo, amigos y cualquiera que se quisiera sumar. No tengo duda en que disfrutarán mucho su travesía, porque tienen mucho que ofrecer y entregar.

InterArg (59)

InterArg (60)

De ahí en más, Eli tomó las riendas del autostop y consiguió los viajes que nos hicieron cruzar las provincias de Córdoba, Santa Fé, Chaco y Formosa, unos 1500 kilómetros que finalizaron en Clorinda, ciudad fronteriza con el Paraguay. Los camiones de harina de Pablo y de vidrio de Manuel e Ismael fueron la compañía ideal para las amplias horas de carretera restantes.

Luego de 3 días, estábamos de vuelta. Eli, tras un breve paso por Brasil, Bolivia y Argentina, y yo habiendo visitado Uruguay, Chile y el país trasandino, volvíamos al país que nos hizo conocernos y que nos dio tanto que nunca dudamos nuestro regreso. Era cuestión de tiempo. La mente siempre estuvo puesta en este lugar, pero el camino nos fue regalando aventuras que, ciertamente, hicieron la vuelta aún más especial.

InterArg (63)

InterArg (66)

Deja un comentario