Brasil,  Slider,  Sudamérica

Camino de los Diamantes (Parte 2): Conceiçao de Mato Dentro y Diamantina

Quien viaja por la Estrada Real descubre que ella lleva a más destinos de lo que se imagina. La diversidad de regiones, culturas y costumbres crea varias opciones para quien procura encontrar un poco de todo en un único viaje. Así, y tras dejar la zona de Ouro Preto, me vi inmerso de pronto en una ruta hacia lo verde, hacia la naturaleza, pero también hacia una zona que hoy está sufriendo de la industrialización y el llamado «progreso». Era hora de dirigirme a Conceiçao de Mato Dentro y Diamantina.

conce (8)

Para introducir el Camino de los Diamantes debo contarles primero lo que es la Estrada Real. Cuando hace más de 300 años fueron descubiertas en esta zona interior una de las mayores reservas de oro y diamantes del mundo, la noticia atrajo mucha atención y se expandió. Con el tiempo fueronse construyendo senderos y caminos que unían las minas con el litoral de Brasil, con el fin de llevar las riquezas a Europa. Y como la Corona Portuguesa se encontraba en búsqueda de cobrar impuestos por la extracción, legalizó una ruta predefinida para el transporte de los minerales. Así nacieron los Caminos Viejo y Nuevo, que ligaba a Ouro Preto con los puertos de Paraty y Rio de Janeiro. Con los diamantes siendo descubiertos más al norte se creó una tercera ruta, el Camino de los Diamantes, uniendo Diamantina con Ouro Preto y los otros caminos, ruta de la cual visité sus mayores puntos.

MapaHi

De Ouro Preto dirigí mis pasos a Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, donde conocería a Lucas, psicólogo que trabaja con comunidades locales a unas pocas horas de distancia, en Conceiçao de Mato Dentro, atravesando la frondosa Serra do Cipó. Mi interés de visitar esta zona era estrictamente ecoturística, porque aquí se ubica la mayor cascada del estado. Gracias a Lucas, el viaje mudaría en algo más social, aprendiendo de lo que él realiza y de la actualidad que la región vive debido a la minería de Fierro que mantiene la empresa Anglo American, que tiene en peligro al ecosistema y las familias aledañas.

conce (14)

conce (11)

Cuando llegas a Conceiçao de Mato Dentro te recibe un mensaje que dice «Bienvenidos a la capital del ecoturismo de Minas Gerais». Es cierto, en algún momento fue eso que mencionan ahí, pero hoy las agencias y negocios turísticos mudaron en tiendas de herramientas, piezas de maquinaria o materia prima para las mineras. La ciudad ahora tiene barrios de casitas pareadas donde sólo viven los trabajadores de Anglo. Y para recordar la belleza de un pueblo que antiguamente perteneció a la Estrada Real sólo queda un  trozo del centro histórico, que bien puede definirse en algunas pocas calles a la redonda.

conce (5)

La gran atracción que hoy cuenta la zona es la extraordinaria Cachoeira de Tabuleiro, uno de mis objetivos en este viaje, así que preparé el pulgar y salí en su búsqueda.

En estos límites el transporte público no existe o es muy escaso (uno al día) por lo que el dedo es la opción óptima para alcanzar la gigante cascada. A unos 15 kilómetros de camino de tierra queda el pueblo de Tabuleiro de Mato Dentro que cobija el Parque Estadual Serra do Intendente, lugar que ya permite visualizar ese inmenso paredón de roca que cruza toda el área.

conce (43)

conce (18)

conce (20)

El parque tiene una entrada de 10 reales y permite realizar tres diferentes rutas: la más difícil es subir hasta la cima del muro de piedra para admirar la cascada desde su punto superior, sendero que tarda unas 6 horas en su ida y vuelta; la segunda es descender hasta la pequeña laguna que recibe la caída de agua (sendero que este 2017 se encuentra cerrado por reparaciones) y la última es avanzar parte del primer sendero para llegar a un mirador que entrega la panorámica perfecta de esta monstruosa cachoeira.

conce (20)

conce (25)

Sin palabras. Estaba frente a 273 metros de viaje del agua desde su punto más alto a la laguna inferior. Es la cascada más alta del estado de Minas Gerais y la tercera mayor del país, sólo superada por la Cachoeira de Araça (365 mts) en Amazonas y la Cachoeira de Fumaça (340 mts) en la Chapada Diamantina. La verdad es que la belleza monumental de Tabuleiro te hace erizar la piel, y eso que, según los entendidos, llevaba poca agua debido a la temporada.

conce (28)

conce (34)

Siguiendo la ruta hacia el norte, correspondía visitar una ciudad con tanta historia como naturaleza en sus alrededores. Llegar ahí significó atravesar la minera de Anglo American y observar los daños, las cicatrices en la tierra de estos trabajos en nombre del progreso. Saliendo de la zona industrial, correspondió hacer dedo en medio de la sierra, con el silencio absoluto que permitía hasta escuchar el aleteo de los urubus (buitres) que me acosaban.

Siendo el inicio de la Estrada Real con la mayor cantidad de extracción de diamantes en la región, a unos 200 kilómetros al norte de Conceiçao encontré la hermosa Diamantina.

dia (0)

dia (2)

dia (116.1)

Con más historias de las que gustaría aceptar, Diamantina cuenta con una riqueza invaluable en acontecimientos del conocimiento popular brasileño. Alta fue mi sorpresa cuando me enteré que a pocos metros de mi lugar de llegada se encontraba la casa de Francisca da Silva Oliveira, nombre que podría no decirles mucho. Esta mujer, negra esclava, enamoró durante el siglo XVIII a uno de los mayores explotadores de diamantes, quien concedió su libertad y la hizo gozar de riqueza e influencias. Quizás la ubiquen por el nombre de Chica da Silva.

dia (5)

Turística como toda ciudad colonial de la Estrada Real y con un centro histórico que es Patrimonio Cultural de la Humanidad, Diamantina goza de tener un tamaño perfecto, ni muy grande como Ouro Preto, ni tan pequeña como Mariana, pero con los mismos centenares de caminos elevados y pendientes que sus predecesores. Es normal ver autos derrapando en sus empinadas calles que disfrutan de no tener semáforos y donde los peatones nos cruzamos como dueños de la ciudad. Sus edificaciones de blancos muros y tejas rojizas cautivan a cualquier visitante amante de la arquitectura antigua y en mi caso no sería la excepción.

dia (127)

dia (12)

dia (40)

Mi contacto en la ciudad sería Victor Hugo, ingeniero ambiental que se desempeñaba en la preservación, cuidado y fiscalización de obras que producen impacto en el medio ambiente. Mayor fue mi asombro al ser informado de la cantidad de extracciones clandestinas en la región, incluso de diamantes, muchas producto de la corrupción y el sistema.

A propósito de diamantes, la ciudad posee un Museo del Diamante, rico en el retrato y la conservación de elementos que marcaron la época del preciado mineral en la antigüedad. Ahí aprendes de las condiciones de trabajo de los esclavos, que incluyen un camino de 20 kms de sierra a su lugar de moradía. Imágenes de santos, instrumentos de tortura y algunas réplicas de las piedras son posibles de encontrar aquí. De entrada gratuita y con mucha información de quienes trabajan en el lugar, es una visita imperdible en Diamantina.

dia (119)

dia (120)

dia (121)

Admirar Diamantina es también sentir la naturaleza a su alrededor. Un variado ecosistema acompaña a la arquitectura y a la importancia histórica, con un enorme área de mata nativa que esta protegida en diversos Parques Estaduales. Uno de ellos, a pocos kilómetros de la ciudad es el Parque Estadual de Biribiri, lugar que tuve la fortuna de visitar a pie todos sus atractivos.

dia (35)

dia (76)

dia (80)

La mata que antes escondía riquezas ahora recorre locales perfectos para el ecoturismo y los deportes de aventura. Cascadas, pozos de agua con colores que solo Minas Gerais puede ofrecer y miradores que hacen apreciar todo el esplendor de la Serra de Espinhaço, la misma que llega hasta Tabuleiro, y que viene desde la Chapada Diamantina misma.

dia (92)

dia (98)

Son 13 kilómetros en total hasta la Cachoeira dos Cristais y la misma distancia hacia la villa de Biribiri, parque que también es atravesado por el Camino de los Esclavos. Una flora y una fauna que si no fuese por la voluntad de quienes se juran protegerla, ya estaría arruinada y extinta. Es triste ver que no se respeten ni las reservas que son patrimonio natural del país, dejando su futuro pendiendo de un hilo. Disfrutarlas mientras sea posible ya no es suficiente.

dia (112)

dia (114)

Diamantina cuenta con dos universidades públicas, por lo que su población juvenil es muy, muy numerosa. Las tardes, de lunes a lunes, son de cervezas y música en los bares, y Victor Hugo parecía ser la persona ideal para conocer a todo el mundo. Dicen que para irte de Diamantina debes visitar el bar Serenata, probar un franco con quiabo y angú, y conocer a Victor Hugo, y yo por suerte efectué las tres cosas. Los sábados el movimiento se traslada al Mercado Velho de la ciudad, con venta de comida, bebida y música en vivo.

dia (132)

dia (133)

dia (144)

El punto máximo lo marcó la noche que, sin estar contemplado en el calendario de actividades, aconteció el evento conocido como «vesperata», en que una orquesta sinfónica compuesta por músicos de diferentes grupos se suben a los balcones de una calle cerrada del centro y tocan para la galera presente. La combinación del sonido envolvente, la alegría de sus intérpretes y la arquitectura de una inolvidable Diamantina la hacen un evento único en Brasil. Y que entre los clásicos brasileños mezclen temas del rock como Creedence Clearwater Revival o The Beatles me dejó al borde de las lágrimas.

Vine por 3 días y me quede casi diez. Vine a aprender de historia y me fui aprendiendo de amistad, de amor, de medio ambiente, de música, de gastronomía y muchos otros tópicos de la vida. Me enamoré de sus blancas calles y de sus extraordinarias personas. Hoy puedo decir con absoluta propiedad que, después de cuatro meses en Brasil, si tuviese que escoger un lugar para vivir, sería la pequeña y maravillosa Diamantina. Salud!

dia (16)

dia (147.1p)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.