La gran isla de Hawaii: Un viaje chingononón

A pesar de ser una persona muy planificadora a la hora de viajar, es sensacional poder dejar muchos elementos al completo azar, considerando que el camino también tiene mucho que decir. Cuando buscaba pasajes para Australia desde Chile parecía una tarea titánica considerando que quería  sacarle el mayor provecho al viaje, hasta que apareció un pequeño conjunto de islas en el medio del pacífico que nunca esperé visitar (o al menos no en este momento de mi vida), y que permitían conectar América con Oceanía por un monto ridículo. Es así como, tras sendas paradas en Lima, Ciudad de México y Tijuana crucé a Estados Unidos para abordar un vuelo hacia un lugar que en el papel lucía como el paraíso, pero que tendría todo una experiencia por vivir. Los invito a subir conmigo a este avión y tras cinco horas de viaje aterrizar en la Isla Grande de Hawaii. Aloha para todos!

No todos los días caes en un sitio como este, islas de roca volcánica con innumerables playas y paisajes exuberantes. Es tan ridículo Hawaii en términos de atractivos naturales que incluso contiene la montaña más alta del planeta medida desde su base, el Mauna Kea con más de 10000 metros de altura, más alta que el Everest, sólo que más de la mitad está escondido bajo el océano.

IMG_2138

IMG_2156

Al aterrizar fui recibido por quien sería mi mejor amigo en este lugar, de corazón revolucionario y prácticamente líder de la comunidad chilena en Big Island, Rolando, un inmigrante que hoy dedica sus días a plantar café y disfrutar la vida en un paraíso sin igual. Tendría 8 días para recorrer esta isla y otros 5 para Oahu, la más moderna del lote. Big Island es la más extensa de todas y a falta de auto sabía que debería recurrir al dedo (autostop) en múltiples ocasiones, por tanto sentía que al menos debía caer una semana ahí, tiempo que incluso se hizo corto debido a las constantes lluvias que durante algunos días complicaron los panoramas.

Una carpa en el patio trasero de Rolando era todo lo que necesitaba para sobrevivir, eso y una bicicleta prestada para salir a recorrer. Sus magníficos cafés por la mañana me daban el puntapié inicial a cada jornada en que salía en soledad en búsqueda de aventuras, con planes que normalmente terminaban mudando a medida que el día avanzaba y los conductores de los viajes a dedo me instruían.

IMG_2106

Pensar en Hawaii es pensar en playas, y la Big Island posee casi todas las dignas a considerar en la costa oeste, misma en que estábame quedando. Si ponemos la ciudad de Kailua-Kona como referencia media, las que recomiendo visitar son las siguientes:

Norte de Kona: Entre kilómetros infinitos de roca volcánica y paisajes desérticos que nos hacen imaginar cualquier sitio, menos Hawaii, encontramos la Mauna Kea Beach en el hotel del mismo nombre, Hapuna Beach para tomar un refrescante baño en aguas cristalinas, Waialea beach para hacer snorkeling, Kiholo Bay, Kua Bay beach y mi favorita, la pacífica Malakawena beach.

IMG_2202

IMG_2224

IMG_2364

Sur de Kona: La mayoría de estas playas son más accesibles debido a que de Kona al sur existe una carretera que bordea la costa por algunas decenas de kilómetros. Acá encontramos al salir de la ciudad la Honl’s beach, la sobrevalorada Magic Sands  beach, la hermosa y muy turística White Sands beach, Kahaluu State Park para los deportes acuáticos y snorkeling, Manini Beach en la bahía de Kealakekua que vio llegar a los primeros navegantes europeos y Hookena para acampar y admirar delfines por la madrugada.

IMG_2095

IMG_2072

IMG_2150

IMG_2113

Extras: En la misma ciudad de Kona la mejor playa es Kamakahonu beach ubicada en las afueras del hotel King Kam. Así como también mencionar las dos playas en el extremo sur de Big Island y de todo Estados Unidos, Punaluu Black Sands beach y otra de mis favoritas, Papakolea Green Sands Beach, la playa de arenas verdes, una de cuatro de este color en el mundo a la cual se accede tras una caminata de 45 minutos bajo el ardiente sol del pacífico.

IMG_2328

IMG_2255

BKZNHSHGWSDWCMN7A4XGZOOLJ4

Como podrán leer en los diferentes nombres de los atractivos turísticos de Hawaii, notarán que muchos se asemejan entre sí, situación que me provocó más de un dolor de cabeza durante mi estadía. Y es que es cierto, el alfabeto hawaiiano sólo considera 12 letras en su escritura, siendo las 5 vocales (A, E, I, O, U) acompañadas por sólo 7 consonantes (H, K, W, M, P, N, L), lo que no deja mucho margen para la variedad. Eso si, los significados de muchas palabras en algunas ocasiones son bastante complicados y profundos.

IMG_2180

Hawaii es la tercera isla más grande de la polinesia y cuenta con una historia bien interesante. Alrededor del año 500 llegaron los primeros polinesios a habitarla de forma permanente hasta nuestros tiempos. El capitán Cook hizo su arribo a la Big Island recién en 1778 en la bahía de Kealakekua, mismo lugar en que un año más tarde moriría a manos de los nativos. Desde ese momento, y bajo el rey de Kamehameha I comenzó el llamado Kingdom of Hawaii.

El templo hawaiano antiguo más importante y que representa la unión de las islas y el ascenso de Kamehameha como su primer rey se encuentra en el norte de la Big Island y se llama Puukohola Heiau, y es posible de visitar de forma gratuita. Otro lugar importante de destacar es el Honaunau National Historic Park que abarca las ruinas de un antiguo santuario para hawaianos que quebraban las leyes sagradas, y que tras ciertos requisitos lograban su libertad en la isla. Y aún ni siquiera les hablo de los petroglifos, a lo largo de toda la Big Island hay petroglifos dibujados sobre las rocas volcánicas que permiten estudiar las representaciones de guerreros, canoas, figuras humanas y animales. No lo duden, este lugar es una caja de sorpresas!

IMG_2174

IMG_2131

IMG_2240
Después de pasar unos días con Rolando, y tras conocer a parte de la comunidad chilena en Big Island, fui invitado por Sergio a pasar una velada en su hogar en Honokaa, al noreste de la isla, ubicación perfecta para visitar el alucinante valle de Waipio y luego llegar a Hilo, mi destino final. Sobre Waipio puedo decir que la mayoría de los turistas que lo visitan sólo lo ven desde el mirador de altura, pero la verdadera aventura es descender a sus entrañas para admirar sus atractivos de cerca y a quienes viven allí. Los más osados, incluso, lo cruzan completo por algunos días para descubrir sus profundidades al detalle. En la caminata conocí a don Lou, un hombre de 67 años que una vez al mes sube el valle para comprar víveres, aunque realmente estas tierras fértiles les proveen de todo, incluso tienen un árbol llamado popularmente “toilet paper tree” porque sus hojas se pueden usar como papel higiénico.

IMG_2422

IMG_2438

Mi última parada fue Hilo, la ciudad más grande de la Big Island. Acá fui recibido gracias a Couchsurfing por Bob, un veterano de la guerra de Vietnam que se ofreció a darme el tour volcánico por el sur de la isla. Este lugar está formado por cinco escudos volcánicos que fueron estallando secuencialmente y de los cuales uno se encuentra extinto (Kohala), uno dormido (Mauna Kea) y tres activos (Hualalai, Mauna Loa y Kilauea), estos dos últimos forman parte del Parque nacional de los volcanes, pero Bob no me llevaría allí, sino que me daría el tratamiento local. Resulta que los últimos años Hawaii ha estado muy activo y la esquina sureste de la isla ha sido la más afectada por estos fenómenos. Visitamos este sector y varias zonas “prohibidas” para su visita, como casas de veraneo que quedaron al borde de ser absorbidos por la masa de lava. El efecto es brutal, la lava arrasa con todo a su paso. Cuando la lava ardiendo toca la orilla del mar va agrandando su perímetro, de hecho, visitamos una playa recién creada por la erupción del Kilauea en 2018, tanto así que mi GPS no actualizado indicaba que estábamos parados sobre el océano. Para quienes deseen ver el fenómeno de la lava ardiendo, debo decirles que a la fecha (Octubre-2019) no hay actividad de este tipo, sólo es posible observar vestigios de erupciones pasadas.

IMG_2471

IMG_2487

IMG_2125

IMG_20190630_075022

Y para finalizar, dedicarle unas palabras al  espíritu aloha que envuelve a todo este bendigo lugar. Aloha en idioma hawaiiano es la palabra utilizada para saludar y despedirse, pero va mucho más allá que eso. Aloha es el espíritu que cada persona que vive aquí desarrolla, es una vibra intensa interior que nos muestra ciudadanos alegres y corteses que nos abundan con su simpatía. Es una tradición que cura el alma y contagia felicidad. Para mí se tradujo en 8 días alucinantes, con más de 25 vehículos a dedo alrededor de toda la isla, encuentros casuales con nativos, migrantes asiáticos y también americanos que hicieron de este paraíso su hogar. Agradecer de todo corazón a Rolando que fue la mejor bienvenida que pude tener, a don Gato y su perrita Chata que fueron mis protectores, ni hablar de toda la gente que me levantó haciendo dedo: mi compañero cubano Rogelio, mis queridas Ruth y Julia, Mack y Lacy, entre otros muchos más. También a la comunidad chilena en BI con Ian, Anita y la familia del basketball y el crack Sergio. Finalmente, mi buen amigo y el gringo más comunista del mundo, Bob.

Hice una promesa de volver algún día, con importantes deseos de parar permanentemente allí. Quién sabe, el tiempo y los movimientos nos dirán..

IMG_6439

IMG_20190623_174935_437

IMG-20190624-WA0066

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.